Láser para eliminar tatuajes La eliminación de tatuajes con láser es el procedimiento de eliminación

Actualizado: 11 dic 2019

La eliminación de tatuajes con láser es el procedimiento de eliminación de tatuajes más habitual.

¿Qué es un eliminador de tatuajes?

La eliminación de tatuajes es el proceso de eliminar un área de tinta inyectada permanentemente de una sección de la piel del cuerpo.

Si bien hay varias maneras de eliminar la tinta del tatuaje de la piel, la eliminación del tatuaje con láser es, de lejos, el método más popular debido a sus altas tasas de éxito y la falta de efectos secundarios graves.

Sin embargo, la eliminación de tatuajes no siempre ha sido posible.

¿Cómo funciona una eliminación con láser?



Es muy difícil quitar las partículas de tinta de la piel tatuada. De hecho, tu cuerpo siempre trata de hacerlo, pero simplemente no puede. Reconoce las partículas de tinta como objetos extraños y envía un ejército de glóbulos blancos para descomponerlas y eliminarlas.

Pero debido a que esas partículas de tinta son mucho más grandes, estos glóbulos blancos son impotentes contra ellas. (Lo máximo que pueden hacer es erosionarlas lentamente, razón por la cual tu tatuaje se desvanecerá con el tiempo, aunque nunca lograrán eliminarlo).

Evidentemente, esas partículas de tinta son difíciles, por lo que se necesita algo tan fuerte como un láser para deshacerse de ellas. Y no solo cualquier láser: si se usa sobre tu tatuaje un láser diseñado para la depilación, lo único que conseguirás será perder tiempo y dinero.

La eliminación de tatuajes requiere un tipo especial de láser conocido como láser de pulsación ultracorta.

El pigmento de la tinta también entra en juego aquí. Diferentes pigmentos absorben diferentes longitudes de onda de luz.

¿Qué eficacia tiene la eliminación de tatuajes con láser?

La eliminación de tatuajes con láser es, generalmente, un procedimiento eficaz, y en la mayoría de los casos la gente puede deshacerse completamente de su tatuaje.

¿Cuántas sesiones son necesarias? La respuesta es de seis a doce, dependiendo de cada caso. Las eliminaciones que requieren más de una docena de sesiones son poco comunes, pero no desconocidas.

Entre cada sesión, deberás darle a tu cuerpo al menos seis semanas de descanso para que cure. Recuerda, el láser solo descompone las partículas de tinta; todavía necesitarás darle a tu cuerpo tiempo suficiente para expulsarlas y recuperarse de cualquier daño (temporal) hecho por el láser.

Si tu piel tiene una tez más oscura, podríamos estar hablando de un tiempo de curación de ocho semanas. Algunos profesionales incluso recomiendan ir hasta tres meses, solo para estar seguros.

Algunos factores que determinarán cuántas sesiones se necesitan:

Color del tatuaje: Es un factor importante en la eficacia de los tratamientos con láser.

Ubicación del tatuaje: También marca la diferencia la zona del cuerpo dónde se haya situado el tatuaje.

Las partes de tu cuerpo con mayor circulación sanguínea son también aquellas en las que tus tatuajes se desvanecerán más rápido. Es por eso que los tatuajes que están más alejados del corazón (por ejemplo, en las manos o los tobillos) son los que seguirán viéndose llenos de color durante más tiempo.

Antigüedad del tatuaje: Los tatuajes son permanentes, pero su color se desvanece con el tiempo. Cuanto más antiguo sea tu tatuaje, más se desvanecerá y menos sesiones de láser necesitarás.

¿La eliminación con láser es dolorosa?

Esto es difícil de responder. La tolerancia al dolor es diferente en cada persona y eso se refleja en los informes de personas que se han sometido a una extracción con láser.

¿Se puede poner otro tatuaje sobre una zona tratada con láser?

Todavía puedes hacerte un tatuaje en cualquier superficie de la piel que hayas sometido al láser.

Cicatrices

Dicho esto, hay una excepción. Si tu tratamiento con láser causa alguna cicatriz, podrías tener problemas al hacerte un nuevo tatuaje.

La cicatrización no es algo típico, pero las probabilidades de desarrollar tejido cicatricial son mayores si no se siguen correctamente las posteriores instrucciones de curación tras el procedimiento de eliminación.

Una alternativa más segura

Si te preocupan algunos de estos efectos secundarios, ten en cuenta que el tratamiento con láser sigue siendo la opción más segura para eliminar tatuajes.

Los métodos más tradicionales como la escisión (extirpación quirúrgica), la dermoabrasión (eliminar la capa superior de la piel) y el peeling ácido (disolver las capas de la piel con ácido) suponen un mayor riesgo. Y las alternativas más suaves, como la aplicación de la crema para eliminar tatuajes, sencillamente no funcionan tan bien (si es que funcionan).

Básicamente, si decides no recibir tratamiento con láser porque te preocupan los riesgos tienes dos opciones: utilizar un método más arriesgado o aprender a vivir con tu tatuaje.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo